Las apariencias engañan

Dicen que este año está siendo el más calido de los que se recuerdan hace mucho tiempo, las temperaturas han sido casi primaverales y totalmente anómalas para las fechas en las que nos encontramos, hasta este fin de semana. Todas las previsiones del tiempo eran alarmantes, viento, lluvia e incluso nieve por toda la Península y aún así un grupo de valientes nos hemos atrevido a llevar a cabo un viaje que nos ha llevado por carreteras de España y Portugal. Solo deciros que cuando el “hombre del tiempo” diga que va a llover, va a llover.

IMG_0037

abrigados

IMG_9665

Una de las ventajas que tiene viajar en moto es que en muchas ocasiones, la mayoría diría yo, los motoristas tendemos a buscar carreteras secundarías, nacionales, comarcales e incluso a veces caminos vecinales, y esto nos lleva a sitios que en las autovías o autopistas nunca vamos a encontrar.

Me gustaría contaros como hemos conocido a Bruno y su restaurante. Ahora están muy de moda los grandes Chefs, los restaurantes con “estrellas Michelín” y los platos de diseño, nada más lejos de lo que nos ha sucedido este fin de semana y os cuento:

Ibamos ruteando por nuestro país vecino Portugal, acababamos de dejar una ciudad que os recomiendo encarecidamente que visiteis, Nazaré.

Nazare

Nazare2

Ya habíamos pasado Lisboa en dirección Évora y con destino a Llerena (Badajoz) donde queríamos llegar a dormir, cuando hicimos una pequeña parada en una gasolinera cerca de las cuatro de la tarde, como no habíamos comido decidimos picar algo rápido en el bar más cercano y justo al lado de la gasolinera había un bar de carretera con aspecto más bien regular pero era nuestra mejor alternativa y así lo hicimos, entramos al bar con la intención de comer un bocata rápido y seguir camino ya que nos quedaban cerca de cuatro horas de viaje.

puerta1

puerta2

Fué aquí donde conocimos a Bruno, a su hermano y a su madre. Era un modesto bar de carretera donde Bruno y su hermano sirven la barra y las pocas mesas del local y su madre la cocina. Nos atendieron con una amabilidad tremenda, aún siendo un horario que para Portugal estaba más cerca de la cena que de la comida de mediodía. La mayoría de la comida estaba elaborada en una barbacoa que tenían justo en la puerta del bar, aquí nos hicieron unos chuletones importantes, y nos pusieron unas patatas fritas para acompañarlos a la antigua usanza: “patatas fritas de la abuela”. También probamos un chuletón a las tres pimientas con huevo frito que estaba para chuparse los dedos. Algunos comieron un bacalao que les sorprendió gratamente. Lástima que no pueda trasmitiros el sabor de estos manjares. Para finalizar la fiesta, Bruno nos sorprendió con una fondue de chocolate y frutas variadas que estaba expectacular y un buen cafe. Y como siempre, la comida nos dejó un muy buen sabor de boca cuando Bruno nos trajo la cuenta, realmente barato.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Podéis encontrar a Bruno en su Restaurante Retiro Das Taipadas, Estrada Nacional 10, Taipadas (Portugal).

Ya sabéis, las apariencias engañan, entramos en un local muy modesto y comimos una calidad excelente, una comida excepcional, con un servicio impresionante y a un precio muy, muy razonable. Y tengo que deciros que la decisión de quedarnos a comer en el restaurante de Bruno nos hizo llegar a nuestro destino sobre las 23 horas y rodando a 5 grados centígrados, pero os puedo decir que mereció la pena.

Recuerda, Life Is Good, y Con Dos Ruedas más.

Carlitos, Ride Blogger

despedida.jpg

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s